9 jul. 2017

Aceites de plantas

La abundancia de lavanda en mi jardín, fuente de néctar para multitud de mariposas, abejas, abejorros y otros muchos bichos, me permite aprovisionarme de una pequeña parte de sus flores, dejando la mayor parte para los habitantes nativos de esta planta. Justo la que necesito para preparar mi aceite perfumado para el resto del año. Es muy agradable, después de una ducha en pleno invierno, recordar olfativamente la cálida sensación del verano.



Aceite de Lavanda:

Ingredientes

- Aceite de oliva suave
- Flores frescas o secas de lavanda.

La medida es: todas las flores que entren en un pote de cristal pero que puedan quedar cubiertas por el aceite (si no, las partes que sobresalen, se enmohecen).
Tapar bien el bote y dejarlo" al sol y serena" durante 30-40 días.

Va muy bien para la piel, yo lo uso en lugar de crema hidratante después de ducharme.






(Foto B.C)
Árnica
Normalmente  preparo aceite de árnica (como el de lavanda) con flores secas que compro, pero este verano he recibido un regalo inesperado (gracias B), flores de árnica frescas, recién recolectadas. Por donde yo vivo no hay, pero sí por la zona de Girona. Así que este invierno va a salir un aceite calidad extra.
Con cualquiera de estos aceites de plantas, se puede también preparar cremas y ungüentos. A continuación pongo una receta de crema de árnica, que venía con el regalo ;-)





Crema de árnica: 

Ingredientes:

- Aceite de árnica
- Cera de abejas

Hay dos maneras de preparar el aceite de árnica para esta receta:
1) Se puede hacer con el aceite macerado durante un mes (al sol y serena)
2) se pueden poner las flores cubiertas de aceite (justo cubiertas). Tapar bien. Calentar al baño María suave. Se lleva a ebullición y se baja el fuego al mínimo. El aceite nunca tiene que hervir, sí mantener un calor constante de 2-4 horas. Se cuela en caliente pero que no queme.

- A partir de aquí, con el aceite que se haya elegido hacer (caliente pero que no queme) se añade cera de abejas derretida (para probar si la cera está en su punto, se echa una gota y si se solidifica se tiene que calentar más el aceite) sin dejar de batir. Al final se añaden unas gotas de espliego y se pone en botes antes de que la cera empiece a solidificar. ¿Cuánta cera? "A ojo". Mejor empezar por poca, un trocito y que quede blanda. Siempre se puede volver a calentar y añadir más.





No hay comentarios: