12 may. 2017

Alimentación "del sentido común"


Ellas son friskívoras, lo tienen muy claro 

No soy vegetariana. No soy carnívora, ni tampoco vegana. No soy de la "raw food"; ni macrobiótica ni estoy con la dieta alcalina. No soy nada que tenga una etiqueta de moda. Entonces ¿qué soy? Pues me he dado cuenta que con los años, he llegado a la alimentación "del sentido común"

He hecho mucho camino (con sus curvas), pasando por todas estas etapas, o sea, sé de qué estoy hablando.

¿Qué he aprendido en todo este recorrido? Que lo que peor sienta al cuerpo (propio y de los demás) es 1) la estrechez/rigidez de miras y 2) todo lo que no tenga que ver con la naturaleza, ya que como humana vengo de ahí.
Reconozco que la alimentación es una parte importante de mi vida, me gusta investigar, probar esto, explorar lo otro, sacar mis conclusiones...Al final estoy creando mi propio "método", basado en mis propios experimentos :-)

Por ejemplo, cuando me encuentro con la dieta alcalina (vegetariana, macrobiótica, crudívora, etc), me parece bastante lógica y fácil de entender. Es decir, el cuerpo necesita un ph en equilibrio ácido- alcalino para estar sano. La manera en que vivimos (estrés) y cómo nos alimentamos (en general) tiende a romper este equilibrio y vuelve nuestro ph más ácido. Entonces, si además de buscar maneras de bajar el nivel de estrés, incluimos en nuestra alimentación alimentos más alcalinos, es "de cajón" que podamos recuperar algo del equilibrio que nos mantiene sanos (sistema inmunológico on fire).  

Pero como no tengo ningún interés en "acotarme"( y tampoco en adelgazar ;-p ) - más bien al revés- lo que hago es, probar lo que me parece mejor de cada cosa que me llama la atención y si me funciona bien, pasa a formar parte de mi "método". 


Para mí es de sentido común, seas vegetariano, vegano, carnívoro, practicante de la raw food, "alcalinista"...que lo que se coma sea ecológico. ¿"Ecológico" es una etiqueta? Desgraciadamente, sí.

A pesar de que nuestros bisabuelos  comían casi todo "Bio",  ha sido necesaria la dichosa etiqueta para redefinir, proteger, asegurar los productos de verdad naturales y producidos en condiciones de respeto al medioambiente ( más o menos). En medio de un mega-mercado donde hasta Danone podía añadir "bio" al nombre de sus yogures, tranquilamente, engañando a toda persona engañable(también he llegado a la conclusión de que muchas personas " prefieren no saber"),  se hizo imprescindible la etiqueta Bio, que sólo se puede conseguir cumpliendo con determinadas condiciones bastante definidas (más o menos como las de nuestros bisabuelos), después de pasar inspecciones varias y pagando por esto, claro.  Si no lleva la etiqueta, no es Bio. Por supuesto, no estoy hablando de mis amigos a los que les compro aceite y que sé cómo cultivan los olivos; ni de los huevos de las gallinas que veo cómo son criadas, por mis otros amigos. Espero que se me entienda. 

Todas las recetas que comparto aquí, vienen de esta manera de entender la alimentación saludable. 




No hay comentarios: