6 jul. 2013

¡¡Mi tesooooro!!

¿Qué fue de aquel tiempo en el que disponíamos de pequeños momentos de no hacer nada, mientras esperábamos en el médico, en la estación, en el banco, a un amigo ...? A veces, esos momentos, eran los únicos que teníamos para pensar, para fijarnos en lo que pasaba alrededor, donde ocurrían ideas originales. Pues, ese tiempo ha sido arrasado por ¡los móviles inteligentes! Casi sin darnos cuenta, el Señor de la telefonía movil, ha acaparado nuestras mentes, el tiempo que cada uno teníamos de no-hacer-nada. Es raro ver a alguien sentado, solo, sin un móvil entre sus pulgares. Y si un día se estropea: ¡Oh, no! ¡¡mi tesoro!! ¡¡my precious!! Un vacío terrible se apodera de nuestro estómago ;-) Cuando voy con mi móvil por la calle, realmente desaparezco, bueno, desaparece el resto...¿no os recuerda a algo? 
El otro día, esperando en la cola del banco, me di cuenta de esto y he empezado a cometer pequeños actos de rebeldía, como por ejemplo, a pesar de que mi móvil me llame desde el bolsillo de atrás, no le hago caso y me dedico a no hacer nada. ¡A ver qué pasa!

No hay comentarios: