14 jun. 2013

El que no corre, vuela

Supongo que, como yo, todo el mundo ha oído este dicho más de una vez. Pero ¿alguna vez os habéis parado a pensar en su significado?...
Cuando aparecen las cerezas, lo hacen abundantemente -¡hala, venga!-, sin reparar en gastos. Este año, yo estaba atenta, vigilante, "mmmhhh no me adelantaréis"; en cuanto vi el rojo entre las ramas, allí que me fui con mi cuenco y mi escalera. Me dediqué afanosamente a recogerlas, antes de que los mirlos y Cia me cogieran la delantera. Y fue allí,  bajo las ramas, viendo cómo las cerezas más gordas y rojas,  eran las que estaban picadas o habían desaparecido(toda una labor de artesanía dejar sólo el hueso y el tallo),  que ¡lo entendí! : El que no corre, vuela. Y para confirmarlo, un alegre aleteo y como una risita...No, la risita me la imaginé :-)
Así que corrí todo lo que pude durante una semana y el resultado: Más de 40 botes de mermelada, además de, claro, las que llevo incorporadas ;-)
Ahora ¡a por los nísperos! Esto es un no-parar.

No hay comentarios: