3 jun. 2011

Diversidad

Cada vez que llega alguien (alguien suele ser mujer)a la tienda y me pregunta si tengo tallas para ella, después de buscar y probar, no me gusta tener que decirle que no, que no tengo. Mira que he ido a mis proveedores muchas veces y les he pedido enfervorecidamente que hagan también XL, pero XL de verdad. ¿Lo he conseguido? Sólo en contadas ocasiones. Pero a ver, seamos lógicos: Ellos me hacen ropa XL, yo se la compro y la vendo a las clientas que me la piden= Todos estamos más contentos:-) Pero, amigos/as, esto no trata del contento ni de la lógica y mucho menos, del sentido común. Tiene que ver con que parece que todos/as, tengamos que tener unas medidas, unas características, para encajar en un molde. Es lo mismo que pasa con las señoras entre 45 y 60 años(+ ó -). Parece que cuando llegas a estas edades,  hay que teñirse el pelo, porque las canas "hacen más mayor". ¡Claro que hacen más mayor!, porque somos más mayores que cuando teníamos 20 y 30 y 40. Pero, por lo que se ve, no hay que mostrar que nos hacemos mayores. Estoy de acuerdo, en que en algunos momentos, es interesante probar colores en el pelo, rojo, verde, negro...Pero¿siempre? ¿Sin tregua? A veces, las señoras que vienen me dicen "qué bien te queda el pelo blanco, ¡me encanta!" y yo les digo "adelante, es fácil, no hay que hacer nada".
 En fin, que los humanos, a veces, somos "mu" raros (claro que hay una explicación para todo esto pero esto se lo dejo a los/as entendidos/as), en vez de mandar el molde a paseo(container plástico)hacemos cosas increíbles para encajar en dicho molde aunque para ello tengamos que ir contra nuestro propio bienestar. ¡Anda qué...!