19 abr. 2011

Utilidades creativas

De vez en cuando bebo cerveza para conseguir chapas con las que hacer pendientes, botones o lo que se me llegue a ocurrir. Hay cosas que como las vemos todos los días nos parecen normales. Pero me imagino que si tres mil años atrás se encontraran, no sé, una chapa de cerveza (ésas tan chulas que hay ahora) o una bombilla estropeada seguramente sería algo sorprendente y que utilizarían de mil y una maneras. Por ejemplo, la bombilla, quizás la pondrían en el extremo del báculo utilizado en alguna ceremonia; y esas chapas de cerveza, tan perfectas, con dibujos o doradas...Las guardarían como tesoros para hacer de todo: Sonajeros para distraer a los niños o tocar música, juegos de azahar, monedas, adornos para la ropa...Pues es lo que me pasa a mí. Me quedo mirando estas cosas y al final, acabo con una caja llena de ellas. Y a veces hago cosas como éstas.

           
Bolso hecho con tejanos reciclados.
El botón es una chapa de Paulaner

     
Y desde luego, sólo hay uno;
difícil hacer dos iguales

                        
                                  
                                                    Pendientes para todos los días:
                                                   0'0 para cuando necesites estar concentrada;
                                                   incluso los hay para cuando quieras ir de Rositas;
                                                  las Coronitas para las Reinas.......